La humillación de las "cazahuellas" solo acelerara la caída de la dictadura

Por NotiCensura : viernes, agosto 22, 2014
La expansión del sistema biométrico a la red privada de supermercados, la confiscación del contrabando, la extensión del sistema de guías de movilización para todos los productos e insumos, así como el ajuste en el sistema nacional de precios son las medidas económicas que ha anunciado hasta ahora el presidente Nicolás Maduro.

Economistas y dirigentes políticos coinciden en que tales controles aumentarán la escasez, la inflación, la corrupción y el racionamiento. Aunque reconocen la necesidad de frenar el contrabando, consideran que los anuncios no atacan el problema de fondo: el fallido modelo económico.

¿Más corrupción? El economista Ronald Balza considera que el ajuste nacional de precios no es más “que un nuevo golpe al poder adquisitivo de la familia venezolana”, presa de los controles desde 2003.

Balza criticó el anuncio de Maduro de confiscar el contrabando: “Desde la Compañía Guipuzcoana se confisca la mercancía ilegal. ¿Será que nos quieren decir que no lo estaban haciendo y ahora sí van a ser rígidos con quienes cuidan las fronteras?”, preguntó.

Opinó que la tarjeta biométrica no traerá beneficios. Advirtió que no se anunció incentivo alguno a la producción, sino a la corrupción: “Las ganancias privadas ahora irán a quienes tengan el control centralizado. Se creará mayor ineficiencia, más colas, mayor escasez y altos precios”.

El presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, no duda que las medidas son “para distribuir mejor la escasez en un país donde no se produce nada”. Condenó la implementación de captahuellas en establecimientos privados. “Ahora tendremos tarjetas de racionamientos del siglo XXI”, señaló.

Sobre la extensión del sistema de guías de movilización de productos, Roig afirmó: “En este país no se mueve un kilo de alimentos sin permiso del gobierno, y eso no ha evitado el contrabando”.

Aludió a los señalamientos de Maduro, quien dijo que hay mafias detrás del contrabando. “Eso es como acusar a los agricultores porque no llueve. Nos interesa es que haya un mercado interno fuerte donde poder competir. No tenemos ninguna mafia”, manifestó el empresario.

Cero propuestas. En la Asamblea Nacional no han salido propuestas para atacar la crisis económica, pese a que la oposición ha hecho planteamientos y pedido debates en por lo menos tres ocasiones este año. La mayoría del PSUV, en cambio, ha aprobado acuerdos de apoyo las políticas maduristas.

El diputado Elías Matta (UNT), de la Comisión de Finanzas, afirmó que el contrabando es consecuencia de políticas económicas erradas.

“Durante 15 años el gobierno acabó con la industria nacional; la producción está paralizada. Otro factor que estimula el contrabando es la diferencia entre nuestra moneda y la de los países vecinos”, señaló.

El diputado Abelardo Díaz (Copei) criticó que el Ejecutivo se enfoque en el consumidor: “Es una humillación para el pueblo. No vemos presos a los miembros de las grandes mafias que operan en la frontera ni a los altos jerarcas encargados de impedir ese flagelo. Solo vemos la retención de cantidades insignificantes de productos que le quitan a ciudadanos”.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, advirtió: “Es obvio que el mecanismo electrónico no resolverá la escasez, lo que si traerá es más corrupción. Ya algunos enchufados sacan cuentas”.

El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, dijo sobre el sistema de captahuellas: “Es un procedimiento vejatorio de la dignidad de los venezolanos, propio del esquema de cubanización de nuestro país con tecnología 2.0”.

La dirigente María Corina Machado apuntó: “Con controles humillantes el pueblo paga la incapacidad y corrupción del gobierno”. A su juicio, se está ante un nuevo mecanismo de sumisión.


Cambiar el modelo económico
Tibisay Romero. Valencia


Guillermo Manosalva, primer vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, rechazó la pretensión de colocar máquinas captahuellas en supermercados. Dijo que por decisión estatutaria desaprueban todo “lo que atente contra el libre comercio”.

Pronosticó que las captahuellas traerán más inconvenientes al consumidor y al propio comerciante. “Lo que está ocurriendo en Venezuela con los productos alimenticios no depende de una captahuellas porque es un problema de escasez y de desabastecimiento, que es producto de una mala política económica. El modelo económico que se quiere implementar en Venezuela está haciendo aguas”, dijo Manosalva.

Recalcó que es inconcebible que un país petrolero termine el tercer trimestre del año con un producto interno negativo. “Eso quiere decir que estamos en recesión económica”, añadió.

El diputado por el estado Carabobo Francisco Soteldo repudió el uso de captahuellas en supermercados.

“El pueblo no puede pagar las consecuencias de un modelo que prioriza las importaciones y no la producción nacional”, manifestó.


Viola derechos de los consumidores
El presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, Anauco, Roberto León Parilli, señaló que el sistema biométrico que se pretende instalar en los supermercados no eliminará el desabastecimiento en el país.

“Aquí lo que tenemos es un problema de abastecimiento intermitente”, dijo.

Añadió que la medida viola los derechos de los consumidores: “Cuando un padre tiene que llevar leche a la casa y no la encuentra por varios días, al momento de verla pretende tratar de llevar un poco más para tener un resguardo para la familia”.

Recordó que hace meses hubo un plan piloto para limitar la venta de productos en Zulia y tuvo un “rechazo popular bastante importante”.