Eleonora Bruzual: Maduro es una marioneta de los Castro

Por NotiCensura : domingo, septiembre 14, 2014

Eleonora Bruzual tiene una trayectoria de más de 30 años como periodista, carrera en la que se formó en la Universidad Autónoma de Barcelona. Hija de un católico y una judía, la diversidad de su origen despertó en ella la curiosidad de explorar Oriente Próximo, donde ha sido corresponsal de guerra en el conflicto árabe-israelí. Además, estuvo en Afganistán antes de la llegada del régimen Talibán, cubrió la guerra entre Marruecos y el Frente Polisario en el Sahara y actualmente trabaja para el medio argentino «Infobae», el «Diario de las Américas» y dirige el portal de noticias «Gentiuno». La experimentada redactora venezolana aprovecha un viaje personal a España para dar a conocer la realidad que atraviesa su país.

-¿Qué situación está viviendo Venezuela?
La situación es muy dramática, yo la defino como una gran tragedia. Para explicarla podría usar la fábula de la rana hervida, que tanto gusta a los psicólogos. Consiste en meter a una rana en una olla con agua a una temperatura que va subiendo poco a poco, pero la rana no se da cuenta de que se quema hasta que está tan caliente que busca saltar, pero para ese momento ya es una rana hervida incapaz de hacerlo. Con esto quiero ilustrar lo que ocurre en Venezuela. Hay una gran apatía y resignación. La gente se ha acostumbrado a dejar pasar cosas que atentan contra su dignidad. El hecho de tener que hacer largas colas para comprar alimentos y que además no se pueda comprar la cantidad deseada, lo demuestra. El gobierno ha ido aniquilando la libertad de las personas y su posibilidad de progresar.
-¿Qué opinión le merecen las recientes declaraciones de Tareck El Aissami, un gobernador chavista que hace poco aseguró que mientras más pobre es la gente, más leal es a la revolución bolivariana?
No ha sido el primero en decir una barbaridad así. Ya Chávez decía que ser rico era malo, también el actual ministro de Educación, quien afirmó públicamente que no debían educar a la gente porque se convertirían en burgueses. Quienes están en el gobierno dan mensajes distorsionados que hacen pensar a las clases bajas que no deben luchar por un futuro mejor.El discurso cargado de odio y violencia hacia las clases altas es su manera de buscar apoyo popular.
-Usted ha trabajado en «El Universal». ¿Cuál es la situación de ese periódico después de que se hayan producido tantas salidas de periodistas denunciando haber sido censurados?
Yo trabajé allí durante más de veinte años. Yo no fui censurada porque decidí irme antes. Cuando supe que el nuevo director del periódico seríaJesús Abreu Anselmi, me fui, porque él estuvo involucrado en casos de corrupción en la crisis bancaria de principios de los años noventa y sabía que no sería lo mismo. Muchos compañeros han sido censurados. El ambiente es muy raro. Lamentablemente, los periodistas cada vez tienen menos espacio para ejercer libremente en Venezuela.
-Es autora de un libro titulado «Militares, ¿Héroes o cobardes?», en el que intenta mostrar el significado del símbolo castrense en los países de la región. ¿Qué diferencias ve entre el ejercicio del poder de Hugo Chávez y Nicolás Maduro?
Es un libro de psicopolítica en el que también participó mi marido. En él se trata la personalidad y la figura militar en la política de la región. Chávez era un militar y un líder con una gran personalidad que, a pesar de dejarse influenciar por los Castro, podía hablarles de tú a tú. Maduro es simplemente una marioneta que Chávez designó cuando estaba a punto de morir precisamente por ser «el hombre de los Castro». Maduro está en medio de los militares y los Castro, acatando órdenes y sin realmente tener poder de decisión.
-Recientemente, Nicolás Maduro ha hecho una reforma en su gobierno y ha anunciado un «sacudón» que pretende hacer a la revolución más eficiente. Sin embargo, muchos venezolanos piensan que no se producirá ningún cambio de importancia.
En Venezuela no va a haber ningún cambio, eso ha sido simplemente un intercambio de nombres y cargos, con alguna excepción. El régimen ya no puede rectificar porque caería. ¿Cómo eliminan el populismo, la ideología comunista y sanean la economía? Es imposible y no les interesa. Los Castro están dentro de Venezuela desde el año 2002, cuando Chávez fue derrocado por un par de horas y lo único que les importa a ellos y a los altos cargos chavistas es mantener el poder a toda costa. Han trasladado la tragedia de Cuba a Venezuela.
-¿Qué puede hacer la oposición democrática que no haya hecho en los últimos 15 años para lograr un cambio en su país?
Creo que hay muchas cosas que no se han hecho por parte del liderazgo opositor. Lo primero es asumir la realidad de lo que enfrentamos. Se ha querido ver lo que ocurre como una erosión de la democracia y no como una dictadura. Esto es una neotiranía. El fin de Chávez era tener el poder absoluto y la sumisión del pueblo. En segundo lugar, pienso que el tiempo de la Mesa de Unidad Democrática ya ha pasado, con sus aciertos y sus errores. Debe crearse una nueva unión y ser más plural. Sentarse en una mesa adialogar con el gobierno no sirvió para nada. Mientras esto ocurría, seguían en las cárceles los presos políticos, sin recibir el apoyo que merecían.
-¿Por qué se ha mantenido el chavismo durante tantos años?
El chavismo se ha mantenido por el carácter mesiánico que imprimió Chávez a su persona y su liderazgo, los desaciertos de la oposición que le subestimaba y los inmensos ingresos económicos. En este último aspecto, el boom petrolero se aprovechó para exportar el modelochavista a Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Argentina; y en lograr apoyo político de Irán, China o Rusia. Todos se beneficiaron de los recursos petroleros menos los ciudadanos venezolanos.