Gobierno culpa mucho pero no captura a los asesinos de Serra.

Por NotiCensura : jueves, octubre 09, 2014

Desde la misma noche del crimen, altos funcionarios del gobierno han atribuido a un móvil político el asesinato del diputado Robert Serra y su asistente María Herrera, y han señalado a sectores de la oposición como autores intelectuales. Sin embargo, fuentes extraoficiales indicaron que hasta ahora no estaría identificado ninguno de los implicados en el doble homicidio ni se ha detenido a nadie por el caso.

El Cicpc prosigue la pesquisa para dar con los integrantes del grupo que llegó a la residencia del parlamentario en La Pastora y mataron a Serra y Herrera de varias heridas con un arma punzopenetrante. Se presume que los homicidas conocían a las víctimas, pues pudieron ingresar sin violentar las puertas. Según informaron allegados al parlamentario, la casa dispone de un circuito de seis cámaras de seguridad y un sistema de acceso que se activa desde adentro.

Javier Gorriño, abogado y criminólogo, que laboró durante 18 años en la antigua PTJ en la División Contra Homicidios, no cree que el móvil del doble crimen del diputado del PSUV y su asistente sea político.

El investigador señala que adelantar opinión en torno a la autoría intelectual en este tipo de crímenes perjudica la investigación que realizan los cuerpos policiales. "Cuando se conozca la verdad de lo ocurrido nadie lo va a creer. Eso despertará dudas y suspicacias en torno a la averiguación”.

Recordó que en el caso del homicidio del presidente del Concejo Municipal de Libertador, Eliézer Otaiza, funcionarios del gobierno también adelantaron versiones equivocadas del caso. Gorriño indicó que la muerte del parlamentario y su asistente no tiene las características de un crimen político ni siquiera de un sicariato. “Es más fácil sorprender a alguien en la calle que ir a su casa a matarlo". En su opinión, los autores deben estar en el entorno cercano de las víctimas.

Por la experiencia que tiene en la investigación de homicidios, el criminólogo explicó que si muchas veces es difícil llegar hasta los autores materiales de asesinatos es mucho más complicado identificar a los autores intelectuales. “Es más difícil probarlo”.

FUENTE El Nacional