RUNRUNES

Por NotiCensura : miércoles, octubre 15, 2014

ALTO

SORDIDEZ. Sabemos ya que “por ahora” no hay ni un indicio que ligue al expresidente Álvaro Uribe, a los paramilitares colombianos, al “imperio mismo” o a fuerzas extrañas de la oposición con el último crimen que enluta al Gobierno. Acciones criminales de robo, venganza, traición y ajuste de cuentas parecieran ser los móviles tras las acciones que con ese incidente y otros subsiguientes han sorprendido a los venezolanos de bien. Los medios, amenazados por los organismos oficiales, han sido tímidos en la cobertura del caso. Se junta allí además la peligrosidad de esos grupos armados que han demostrado andar por la libre y no hacerle caso al régimen que los armó para su defensa, como muchos de sus voceros lo pregonan sin rubor alguno. Paramilitares sí, pero rojos rojitos. ¿Aún? Delicada misión para los periodistas que manejan los hechos y las distintas hipótesis que han surgido y siguen surgiendo sobre las muchas muertes “revolucionarias” que -en algunos casos específicos- tienen hilos en común. Un trabajo en www.runrun.es aporta claves: “Cada vez más asesinatos se van sumando a un mismo círculo amistoso, laboral y político. Aunque el Cicpc asegura que no están vinculados los casos de Alexis Barreto (2012), Juan Montoya (febrero 2014), Robert Serra y María Herrera (1ro de octubre 2014) y los cinco muertos de Quinta Crespo (7 de octubre 2014), la historia de sus vidas indica lo contrario”. Ayer el colega Eduardo Semtei en su crónica semanal que colgamos en el portal dio luces sobre el momento que vive nuestra sociedad. Reproduzco un segmento como un valioso aporte para no caer en provocaciones e ir a las claves del drama nacional: “Hoy por hoy nadie está a salvo. 2004, Danilo Anderson. Clásico asesinato mafioso. Fiscal estrella. No tenía guardaespaldas. Impune. 2012 cae asesinado el secretario general del Cicpc. Ramón Lisandro Maldonado Quintero. El tercer hombre más importante del cuerpo de investigaciones élite. Curiosamente no tenía guardaespaldas. Impune. 2012 cae asesinado el exsubdirector de la Dirección de Inteligencia Militar. Wilmer Moreno. General del Ejército. El segundo hombre más importante de la seguridad, inteligencia y contrainteligencia militar. No tenía guardaespaldas. Impune. 2014 cae asesinado el exdirector de la Disip y presidente del Concejo Municipal de Libertador, Eliécer Otaiza. Experto en ciencias y artes militares. Entrenado para el combate. Curiosamente no tenía guardaespaldas. 2012 cae asesinado el exgobernador de Apure. Jesús Aguilarte. Militar. Cercano al presidente Chávez. Curiosamente no tenía guardaespaldas. Impune. 2014 cae asesinado Robert Serra. Diputado a la AN. Un crimen atroz. Curiosamente no tenía guardaespaldas. Controversial. Son seis figuras emblemáticas, altos funcionarios. Cargos que se suponen rodeados de seguridad. Inalcanzables figuras para la mayoría de los mortales. Posiciones públicas que gozan de privilegios armados ajenos a la inmensa mayoría. Son seis casos sorprendentes. Así como registramos tales muertes dentro de las filas del gobierno, tenemos de sobra ejemplos en la oposición. Esos, cómo abundan. Alcaldes, médicos, diputados, sacerdotes, profesores universitarios, reinas de belleza, artistas, pintores, músicos. El crimen no diferencia, no pide identificación, no reconoce colores y mucho menos ideologías. Su credo es un arma escupiendo plomo. No es tiempo de reclamos subalternos y muchísimo menos de beneficios marginales. Venezuela reclama una acción conjunta. Todos sus ciudadanos afiliados a una misma causa. Todas las policías, nacionales, estadales y municipales, actuando en coordinación. Un plan integrador. Unitario. Para esto es el diálogo. Conversar para buscar una solución de conjunto, un plan único es inversamente proporcional al número de muertos, de crímenes. Mientras más nos alejemos de un programa nacional, más cadáveres poblarán nuestros pueblos. Ojalá nunca llegue a justificarse el grito: ¡Sálvese quien pueda!”. Es un alerta que debemos escuchar todos y más aún el gobierno que debe garantizarnos la vida a todos -armados y protegidos e inermes e indefensos por igual- como establece la tan nombrada y mentada Constitución de 1999.

MEDIO

OMAR LARES. 64 años de su columna de todos los jueves y 46 de su dominical “Sprit” significan mucho para el periodismo que este trujillano ejerció con maestría la crónica deportiva, noticiosa, política y de la farándula local- global. Un verdadero príncipe de la amistad; católico ferviente, de misa dominical, como buen salesiano orgulloso de su formación; viajero perenne por el mundo; orgulloso de acercarse a personajes tan variados que iban de Pinochet a Sofía Loren pasando por César Girón y Alfonzo Chico Carrasquel; permanente y acertado cronista del béisbol y cumplidor semanal de sus compromisos con este diario. Amén de jactarse ser amigo de las más bellas mujeres de nuestra tierra y otros “lares” cuyas fotos siempre se lo recordaban. Maestro de muchos periodistas deportivos de El Universal y conversador permanente con los colegas de la Redacción con los que compartió hasta el viernes pasado. Humilde y solidario como escribió uno de sus colegas de deportes. No deja de llamar la atención una premonitoria línea con la que cerró un segmento de su última Sprit: “¿Tendrá este pueblo, ahora, la sensatez que no ha registrado desde la sangrienta fase gomecista? Yo estaré en La Guairita y Venezuela no se habrá aprendido la lección. Apuéstenlo”. Fue en ese camposanto donde ayer lo despedimos. Descanse en paz. Honor a quien honor merece…

BAJO

ROJOPINTAS. Con la excusa de “fumigar por el dengue y chikungunya” varias oficinas de MinDefensa fueron desalojadas por dos días y un fin de semana. La verdadera razón fue la de colocar unos sofisticados micrófonos rusos adquiridos por la inteligencia cubana para espiar a efectivos militares venezolanos. Trampas y tentaciones con patriotas cooperantes están por venir. Como ocurrió con Saleh…Conatel está solicitando a las cableras que ubiquen tres nuevos canales -a desmedro de otros ya establecidos- de Rusia, Irán y Cina “para culturizar a nuestro pueblo revolucionario”. Mientras tanto desde Cadivi, Sicad, Cencoex y Sundee han venido asfixiando a esas empresas así como a las proveedoras de Internet al no otorgarles dólares para mantenimiento y equipos. Con ello el acceso a la banda ancha se ha deteriorado de tal forma que hoy somos uno de los países con más baja velocidad de conexión… ¿Hicieron pruebas de sangre a los últimos detenidos? ¿Qué encontraron?..

www.runrun.es
@nelsonbocaranda