La dictadura secuestra a una pareja con su bebe por liderar recolección de firmas de la Constituyente.

Por NotiCensura : sábado, noviembre 29, 2014

Voluntad Popular denuncia el secuestro de los activistas Carolina González y Gilberto Sojo, y de la niña de ambos, de 3 años, por funcionarios del Sebin, bajo complicidad de una empresa telefónica del Estado

Nicolás Maduro no sólo le teme a los dirigentes que formulan denuncias sobre la incapacidad de su gobierno, de la represión qiue ejerce contra los ciudadanos y de la corrupción que adorna a sus ministros y parlamentarios, sino que también le teme a los dirigentes comunitarios que transmiten a sus vecinos el mensaje de una Venezuela democrática y próspera.

Es el caso de de los esposos Carolina González y Gilberto Sojo, activistas de Voluntad Popular en el sector popular de Marín, en San Agustín, en Caracas, el lugar donde nació el Grupo Madera.

Según denuncia de Voluntad Popular, a estos dos activistas los apresaron funcionarios del Sebin, junto a su pequeña hija de 3 años de edad, a quien venían de buscar en la guardería, con la complicidad de la telefónica Movilnet, ya que les hiciern una llamada para que fueran a retirar un premio a una agencia Movilnet en la parroquia Candelaria y cuando llegaron los detuvieron.
 
Los hechos vergonzosos cometidos por funcionarios de la policía política, “por ódrenes de arriba” ocurrieron el pasado martes a las 3 de la tarde cuando Carolina González y Gilberto Sojo fueron apresados arbitrariamente y posteriormente ruleteados y llevados a la sede del Sebin en El Helicoide, donde no se les ofreció ninguna explicación.

Veedores de la Federación Interamericana de Abogados se trasladaron a la sede de la policía política solicitando información sobre la situación de Carolina, Gilberto y su bebé, amparados en el Derecho a la Defensa que tiene todo venezolano, recibiendo como respuesta de los funcionarios de ese cuerpo político que allí no se encontraban dichos ciudadanos y la niña de escasos 3 años de edad.

Ante tal situación, los abogados de la FIA iniciaron una denuncia por los Delitos de Desaparición Forzosa de Personas, tipificado en el art 180-A del Código Penal Venezolano concatenado con el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, del cual el Estado venezolano es suscriptor.
 
La inmediata respuesta del régimen fue un allanamiento a la casa de familia de estos activistas ubicada en el sector popular San Agustín del Sur, en Caracas, llevándose como supuestos elementos de interés criminalístico gorras identificadas con el logo de Voluntad Popular y el rostro de Leopoldo López, así como gran cantidad de planillas de recolección de firmas para la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente que adelanta esa organización política a través de sus activistas.

Hasta el momento, a Carolina y Gilberto no se les ha permitido el acceso a sus abogados, desconociéndose su situación y la de su bebé.
 
A través de un comunicado, el Equipo Nacional de Activistas de Voluntad Popular expresó su más enérgico rechazo a los continuos atropellos, persecuciones, violaciones de Derechos Constitucionales y Humanos, siembra de evidencias y montaje de delitos que contra los activistas y dirigentes de Voluntad Popular y de la Unidad Democrática adelanta el régimen represor de Nicolás Maduro.

“Esta humilde y honorable familia caraqueña no ha cometido ningún delito, por el contrario, con su esfuerzo diario se mantiene al servicio de la construcción de La Mejor Venezuela en donde todos los derechos sean para todas las personas. Frente a la represión, al abuso de poder e intimidación que adelanta el régimen contra quienes piensan distinto nos mantenemos firmes con la convicción de que más temprano que tarde se concretará el cambio político y constitucional que demandan 8 de cada 10 venezolanos”, reza el comunicado de Voluntad Popular.
 
Voluntad Polar hace esponsables a la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz; al director del Sebin y a la Ministra de Interior, Carmen Meléndez, de lo que pueda ocurrirles a los activistas Carolina González, Gilberto Sojo y su menor hija de tan solo 3 años de edad.

FUENTE Tal Cual