(¡INSÓLITO!) En Venezuela los carros usados cuestan igual que los importados.

Por NotiCensura : lunes, enero 19, 2015

Desde 1,5 millones hasta 3 millones cuesta importar un carro cero kilómetro del exterior. Solamente, en impuestos aduanales se pueden gastar hasta un millón de bolívares. Pero lo sorprendente es que el costo de estos mismos modelos y marcas de vehículos en el mercado secundario es el mismo o similar.

Este rotativo tuvo acceso a la cotización de un listado de vehículos importados y, por ejemplo, el modelo más económico de la Kia, el Río LX 2015, sale en 16.500 dólares comprado en los Estados Unidos, más 3.000 dólares por el flete, pero si su precio se calcula en bolívares a tasa Sicad II el valor supera el millón. A eso se le suman 561 mil bolívares por impuestos, IVA, tasas aduanales y matriculación, además de la comisión del concesionario que gestiona la importación. El vehículo termina costando Bs. 1,5 millones.

La importación de vehículos nuevos causan los impuestos siguientes: aduana 40% Ad-Valorem, tasa de aduana 1%, ambas tarifas aplicadas sobre el valor de aduana (Base CIF: costo, seguro y flete). Adicionalmente pagan 12% por concepto de IVA. Los vehículos cuyo valor sea superior a los $30.000, están gravados con una alícuota adicional del 10% por concepto de Impuesto al Consumo Suntuario.

“El precio del vehículo hay que pagarlo en dólares, lo otro en dólares es el seguro del vehículo para enviarlo de EE UU hacia Venezuela, otro costo en dólares es el flete por el transporte. Cuando llega a Venezuela hay que hacer unos gastos en bolívares, por ejemplo, los derechos arancelarios”, explicó un trabajador de un concesionario que ofrece asesoría técnica y legal para importar.


En octubre de 2014 los ministerios de Finanzas, Comercio e Industrias autorizaron la importación de vehículos por parte de personas naturales o empresas sin fines comerciales con divisas propias, indistintamente si se encuentran en bancos nacionales o en el extranjero. Como requisito indispensable se exige tener una cuenta en dólares.

Danilo Ferrer, un comerciante interesado en gestionar la compra de una camioneta contó que “tiró la toalla” en el proceso porque le pareció “sumamente costoso”. “Un carro sencillo te puede costar 2 millones traerlo”, dijo.

Pero los precios comparados con los autos usados no son como los pinta Ferrer. El mismo Kia Rio, con las mismas características, año 2012, lo ofrecen en Bs. 1,4 millones en una reconocida página web dedicada a la venta de autos usados en el país.

Igual pasa con la marca Hyundai, cuya camioneta Santa Fe GLS 4x4 tiene un valor, trayéndola en dólares, de 40.331. Sumándole los aranceles y comisiones llega a 3,1 millones (Bs. 956.280 solo en impuestos). El mismo vehículo, año 2007, ocho años más viejo, se oferta en la página web en 2 millones 700 mil bolívares y si es año 2002 lo ofertan en 1 millón 250 mil.

El mercado automotriz cayó un 72,46% en 2014. Solamente se produjeron 19.759 carros y ya para 2013 la producción se había venido a pique, de 350 mil carros que se vendieron en 2007, solo se ensamblaron 71.753, según el último informe de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez).

La alta demanda y poca oferta disparó los precios de un mercado secundario especulativo y sin ningún tipo de control. En 2013 se aprobó en segunda discusión en la Asamblea Nacional la ley que regula la compra y venta de vehículos luego de varios años engavetada, sin embargo, nunca se sancionó. El parlamentario Elías Matta señaló que lo que se aprobó fueron algunos decretos ley como parte de la Ley Habilitante, entre ellos la simplificación de trámites para la importación de carros con dólares propios, el año pasado.

“En mi opinión no se ha tomado en serio el tema del costo de los vehículos y está ocurriendo que en los concesionarios no hay carros para nadie y uno vale hasta cuatro o cinco veces de lo que cuesta ese carro regulado por fuera. ¿Cómo es posible que se venda en el mercado negro una Cherokee Limited, que es de lujo, en 10 millones de bolívares?, ¿o cómo es posible que un carro usado del año 2007, una camioneta Explorer, cuesta 3 y 4 millones?, y pasa porque no hay carros”, se preguntó.

En mayo de 2014, la Superintendencia de Costos y Precios Justos publicó la lista de los precios regulados de Chevrolet, Chrysler y Mitsubichi. Un Mitsubichi Lancer sincrónico nuevo en el mercado costaba, según la lista, Bs. 403.372,58, pero resulta que uno usado duplicaba el precio.

Hasta ahora no se tienen cifras oficiales de vehículos que se estén gestionando vía importación por personas o empresas sin fines comerciales.