¡PARA ENRIQUECER A UN ENCHUFADO! La dictadura compro vacunas a Cuba con sobreprecio.

Por NotiCensura : domingo, diciembre 11, 2016

Sin explicar por qué la crisis de salud se ha agudizado tanto y por qué no se había echado mano antes de las posibilidades internacionales de acceso a medicamentos a costos menores, la canciller Delcy Rodríguez anunció el jueves que el gobierno acordó ampliar los planes de cooperación con la Organización de las Naciones Unidas para adquirir fármacos a través del Fondo Estratégico y el Fondo Rotatorio.

Ambas modalidades están a disposición de los miembros de la ONU de la cual Venezuela forma parte, pero no siempre han sido utilizadas por nuestro país.

De acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio de Salud, en 2014 se compraron a Cuba 2.382.148 dosis de vacuna pentavalente por un monto de 80.035.200 bolívares. Al cambio preferencial del momento de Bs 6,30 por dólar, cada vacuna costó $5,33. Ese año, el Fondo Rotatorio ofrecía ese tipo de vacuna en 2,5$. La BCG (tuberculosis) le costó a Venezuela $1,03 adquirida a través de una compañía danesa, aunque la Organización Mundial de la Salud la vendía en $0,1.

En 2015 ocurrió lo mismo: cada pentavalente que le compró el gobierno a Cuba costó $3,03, cuando el Fondo Rotatorio la ofrecía a $2,26; y cada BCG se pagó en $3,1, cuando la OMS la tenía en $0,1.

También pasó algo similar con un crédito adicional. El 10 de diciembre de 2015 el ministro Henry Ventura anunció que se habían adquirido 364.000 vacunas contra la tuberculosis y la hepatitis e inyectadoras con una inversión de $45.700.000. Aunque no indicó a quién se le compraron esos productos, queda claro que no fue a la OMS: con esa cantidad de dinero podían haberse comprado 351.538.461 dosis de vacunas BCG.

A pesar de las compras millonarias, 9% de la población que debía recibir la pentavalente quedó por fuera de la cobertura y 13% no recibió la BCG, de acuerdo con datos oficiales.

El manejo del dinero es opaco y la elección de los proveedores no es acertada para el ex ministro de Sanidad José Félix Oletta. “El fondo rotatorio adquiere vacunas certificadas por la OMS, son vacunas precalificadas. Las vacunas cubanas no están precalificadas, por lo que no deben tener el mismo valor que unas danesas o suizas. Deberían ser más baratas”.

Crear inventario. La falla de medicamentos se ubica en 85%. En general, la industria farmacéutica nacional está desarticulada. Solo las empresas pertenecientes a la Cámara Venezolana de la Industria Farmacéutica, Cifar, tienen una deuda con los proveedores por falta de liquidación de divisas de 728 millones de dólares. El total de la deuda asciende a 5.000 millones de dólares.

“Deberíamos estar recibiendo mensualmente un número de divisas suficiente para ir aumentando la producción. El 98% de la materia prima es importada, deberíamos también tener trámites de importación más expeditos. Si afinamos esos puntos pudiéramos hablar de una mejoría en la producción por lo menos de los productos para enfermedades crónicas dentro de unos 6 a 8 meses”, indica Tito López, presidente de Cifar.

Los pagos a proveedores internacionales que se han liquidado en 2016 no sobrepasan el 13%, según cálculos de la Federación Venezolana de Farmacias. “Hay que llamar a los laboratorios para establecer convenios realistas de pago y de fiel cumplimiento para que los laboratorios empiecen a surtir algunos medicamentos”, dice Freddy Ceballos, presidente de Fefarven. Cree que es un error intentar reactivar el mercado utilizando las pocas divisas que tiene el país comprando medicamentos ya fabricados afuera.

“El canal humanitario podría permitir crear un colchón, un espacio de inventario, mientras se estimula la industria nacional. Deberíamos tener al menos 4 meses de colchón”.

El Nacional.