¡CRUELDAD ROJA! Mataron a hombre que buscaba comida en la basura cuando reprimían manifestación en Petare

Por NotiCensura : sábado, julio 01, 2017


morgue_300617 copy
Mientras buscaba algo de comida entre los promontorios de desechos del Puente 5 de Julio, en Petare, Lendy José Guanipa recibió un tiro en un brazo que lo atravesó por un costado. El disparo provino, según su esposa, de un arma que accionó un funcionario de la GNB o un civil armado, en contra de los manifestantes que protagonizaban un trancazo
Natalia Matamoros
@nmatamoros
Lendy José Guanipa Millán, de 27 años de edad, no estaba participando en el trancazo que se había organizado frente al Puente 5 de Julio de Petare, en el municipio Sucre. Solo observaba a un grupo de manifestantes que alzaba su voz exigiendo la salida de Nicolás Maduro del Gobierno. En el lugar también había encapuchados que amedrentaban a la disidencia.
Lendy y su esposa vivían en situación de calle, debajo de un puente, a pocos metros de la redoma de Petare. A las 7:00 pm delviernes 23 de junio salieron a buscar comida. Se pararon en varios puntos a hurgar entre las bolsas de desechos para conseguir un bocado que les mitigara el hambre y también para recolectar potes vacíos de desodorantes y revenderlos a los bachaqueros de la zona.
Mientras buscaban entre los desperdicios escucharon detonaciones. Se trataba de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana que accionaron sus armas para dispersar a los manifestantes. Cuenta Ariana Tenías, esposa de Lendy que al escuchar los disparos ella y otro amigo que se encontraba con ellos, corrieron a buscar refugio. Cuando avanzó varias cuadras, el hombre que los acompañaba le dijo: ¨A tu esposo le dieron un tiro y cayó frente al Terminal de Pasajeros de La Urbina. La mujer se devolvió y vio a su esposo herido. Se quejaba del dolor.
Ariana y su amigo lo llevaron al hospital Ana Pérez de León II. Allí solo lo vendaron. No le aplicaron tratamiento, ni lo intervinieron para extraerle el proyectil porque no había insumos. El tiro había impactado en el costado izquierdo. Para operarlo lo refirieron al hospital Domingo Luciani de El Llanito.
La mujer lo dejó en la emergencia y no supo en qué quirófano lo habían intervenido. El hombre murió ese mismo día durante la cirugía, pero el médico que lo operó no la contactó para informarle. Al día siguiente recorrió todos los pisos para ubicar a su esposo y no le dieron respuesta. El domingo acudió nuevamente al centro de salud y consiguió el cadáver de su esposo en la morgue del hospital.
El jueves 29 de junio, el cadáver permanecía en la Morgue de Bello Monte, por falta de recursos para trasladarlo al estado Nueva Esparta de donde era originaría la víctima.
Ella tiene pocas esperanzas de que el responsable por el asesinato de su esposo pague por este crimen. “Yo sé que en este país los muertos por violencia no tienen responsables. Los que matan en las protestas también quedan impunes. Qué puedo esperar de este Gobierno. Maduro y sus esbirros me quitaron la posibilidad de surgir y también a mi esposo”.
Según relató además de los disparos de la GNB, en el lugar también dispararon hombres de civil que circulaban en un vehículo Corsa, color blanco. Ariana Tenías asegura que desde ese carro salió el proyectil que mató a su esposo.
Lendy y Ariana eran de Porlamar, capital del estado Nueva Esparta. Allí también vivían en situación de calle y hace tres años decidieron mudarse a la capital del país para buscar trabajo y a pesar de sus esfuerzos, no consiguieron. “Cuando veían nuestras pintas, en los restaurantes donde solicitaban mesoneros o empleados de servicio, nos cerraban las puertas. No nos quedó otra alternativa que adoptar los puentes de la ciudad como hogar y vivir de lo que conseguíamos en los contenedores y bolsas. Durante varios meses vivimos debajo de uno de los elevados de Plaza Venezuela. También nos quedamos en Chacaíto. Donde nos agarrara la noche, acampábamos”, relató la mujer.
La pareja tiene dos hijos pequeños y para evitar que deambularan por las calles, los deja al cuidado de una de sus abuelas que vive en un rancho en Filas de Mariche. ¨Ahora que no está Lendy, tendré que salir sola a buscar la forma de alimentarme y llevarle algo a mis hijos. Siempre acompañaba a Lendy a los basureros. Éramos inseparables”.
Aún no sabe cuantos días más permanecerá el cadáver de su esposo en la morgue de Bello Monte porque no tiene dinero para costear los gastos funerarios. “Pediré ayuda a la Alcaldía de Libertador y pediré limosnas en los autobuses para reunir dinero. Si no lo consigo, lo enterrarán en una fosa común”, dijo Ariana Tenías.
cintillo victimas
Runrunes




Etiquetas: